“Mi prioridad es conseguir que el Decanato sea un lugar de encuentro de todos los registradores de Madrid”

Recientemente nombrada vocal permanente de la Comisión de Codificación, Belén Merino analiza en esta entrevista los principales objetivos que tiene al frente del Decanato Autonómico de Madrid.

Usted acaba de ser nombrada vocal permanente de la Comisión de Codificación. ¿Cómo ha recibido esta noticia?

La primera reacción es siempre emocionante y de profundo agradecimiento a quienes desde dentro de la Comisión han propuesto y apoyado mi nombramiento.

Pero en seguida llega la segunda reacción que es asumir la envergadura de la responsabilidad que conlleva formar parte de tan prestigiosa Institución con una historia de más de 170 años. 

Desde 1843 ha venido trabajando ininterrumpidamente como órgano colegiado de asesoramiento del Ministerio de Justicia en la preparación de los textos prelegislativos y de carácter reglamentario y en cuantas otras tareas se le encomienden.

Para todo jurista es un enorme reconocimiento formar parte de ella, y si a ello añadimos el tener la posibilidad de compartir tarea con juristas que considero maestros; asumo esta nueva competencia, con mucha ilusión, cierto pudor y con toda la responsabilidad que conlleva.

Usted es la decana autonómica de Madrid, pero previamente había tenido una amplia implicación colegial. Háblenos de su trabajo en las tareas corporativas.

Ingresé en el Cuerpo de Registradores en la promoción de 1988. Desde el primer momento participé de los proyectos del Decanato Autonómico de Castilla y León y guardo los mejores recuerdos profesionales y personales por las experiencias compartidas con otros compañeros. 

También me gustaría mencionar mi colaboración con las sucesivas vocalías de relaciones Internacionales. Es ésta una tarea no siempre fácil, que conlleva sacrificios personales, pero que es de vital importancia en el plano profesional.

Orgullosa de mi profesión, he intentado desempeñarla con esmero y rigor en mis sucesivos destinos. Aun cuando la independencia de nuestra función es consustancial a ella misma, creo firmemente que es necesaria una política y gestión colegial de los retos a los que todos nos enfrentamos cada día en nuestras oficinas, siempre con un servicio público de calidad. 

¿Cuáles son los objetivos más importantes que tiene el Decanato de Madrid en estos momentos?

Mi prioridad es conseguir que el Decanato sea un lugar de encuentro de todos los registradores de Madrid. Para ello cuento con la ilusión y trabajo de todos los miembros de la Junta Autonómica. Este es el objetivo en el que todos estamos empeñados. 

Institucionalmente, me gustaría conseguir para el Decanato Autonómico el papel relevante y de referencia que le corresponde ante las Administraciones Locales y Autonómicas y ante el resto de operadores jurídicos madrileños, participando en todo foro público o iniciativa, que afecte o tenga relación con el servicio público registral.

Usted mantiene estrechas relaciones con la Comunidad de Madrid con la que ha firmado, recientemente, un convenio que prorroga la labor de los registros como oficinas recaudadoras de impuestos. ¿Cómo son estas relaciones institucionales?

En este primer año de mandato hemos tenido reuniones con la mayoría de las consejerías: con la Consejería de Cultura con ocasión de la tramitación del proyecto de ley autonómica de Archivos, con la Consejería de Turismo con motivo del proyecto de ley de apartamentos turísticos, con la Consejería de Vivienda con nuestra colaboración en la Corte Arbitral para el Alquiler, con la Consejería de Medio Ambiente retomando nuestra participación y colaboración en el Proyecto de Ley del Suelo de la Comunidad, y la ejecución y seguimiento del Convenio de Notificaciones Urbanísticas, con la Consejería de Justicia, para impulsar de una manera decidida la presentación telemática de los documentos judiciales de la Comunidad, y desde luego muy especialmente, con la Consejería de Economía de Hacienda. 

“Para todo jurista es  un enorme reconocimiento formar parte de la Comisión de Codificación”

La gestión de las Oficinas Liquidadoras es una de nuestras prioridades. En estos momentos hemos empezado a trabajar para suscribir un nuevo convenio, y confiamos que el nuevo texto se ajuste a las nuevas competencias y medios tecnológicos empleados en la gestión de los impuestos de competencia autonómica.

Con el Ayuntamiento de Madrid está constituida una mesa de trabajo paritaria para la firma de un nuevo convenio de colaboración de carácter general, sin perjuicio de las gestiones realizadas con la Agencia Tributaria del Ayuntamiento en relación a la Plusvalía municipal y con la Agencia de Actividades en materia de gestión y disciplina urbanística; pero quiero insistir en nuestro compromiso y colaboración con cuantas otras administraciones o instituciones locales así lo requieran.

El Decanato de Madrid mantiene unos seminarios de derecho registral que aportan importantes conclusiones en materia de Derecho hipotecario. ¿Cómo funcionan y se organizan estos seminarios?

Los seminarios de Madrid son uno de nuestros buques insignia. Nacieron como seminarios de casos prácticos que los compañeros presentaban para su debate antes de tomar una decisión definitiva sobre su calificación.

Estos debates no solo son una herramienta para la calificación, sino que ayudan a consensuar criterios y darles publicidad, lo que ayuda a poder prestar a los ciudadanos madrileños un servicio más seguro, uniforme y previsible.

En esta nueva etapa hemos intentado enriquecer aún más su contenido con ponencias de compañeros sobre temas de actualidad o de procedimiento registral, que han tenido una gran acogida.

El resultado de los debates de los casos prácticos y de las ponencias se incorporan automáticamente a la web del Decanato, pero también, se publican trimestralmente en la revista electrónica Cuadernos del Seminario, de libre y público acceso en la WEB del Decanato, www.registradoresdemadrid.org, revista que hemos vuelto a editar después de unos años de interrupción.

El mérito de todo este trabajo corresponde al equipo que gestiona el director del Centro de Estudios, Ernesto Calmarza, Luis Delgado y Enrique Amérigo.

También el Decanato gestiona una Academia que prepara a aspirantes al Cuerpo de Registradores. ¿Qué nos puede decir de la Academia de opositores de Madrid? 

En la Academia están adscritos más de cuarenta preparadores. El nivel de la preparación es muy alto y creo poder decir que se ha convertido en el centro de referencia nacional. Este año sesenta y cuatro de los sesenta y nueve opositores convocados al tercer ejercicio, provenientes de toda España, han asistido a las clases de preparación de la Academia de Madrid.

El mérito es de todos los preparadores, y de los registradores de toda España, que durante esos duros meses de preparación se prestan a compartir con casos y temas sus conocimientos y experiencias. Sin olvidarnos de las secretarias: de Sofía, la secretaria de la Academia, que junto con M.a Paz y Marta, secretarias del Decanato, están siempre pendientes de las necesidades de los opositores.

Pero permítame que tenga un especial reconocimiento para el trabajo realizado por su directora, Carmen de Grado. Su liderazgo, entrega y trabajo, han sido el motor de la Academia en estos últimos años.

¿Cuál es su perspectiva del momento actual de la profesión de registrador? 

Son muchos los cambios y las nuevas competencias asumidas recientemente, que van perfilando el futuro de nuestra función, fortaleciéndola. Sabremos incorporar los nuevos procedimientos con la eficacia que nos caracteriza, con el objetivo compartido de dotar de seguridad jurídica al tráfico jurídico inmobiliario entre particulares y el de convertirnos en herramienta imprescindible de las administraciones públicas a la hora de diseñar su marco normativo e instrumentos de control.